El bloguero y el mal de la toalla

(Foto de Mr. Freshtags)

Escribir y mantener un blog es como caminar por el desierto. Nunca he caminado por un desierto, pero me lo imagino. Uno empieza con entusiasmo, pero llega un momento en que el agua escasea, el calor aprieta y lo único que quieres es salir de ahí como sea.

A los blogueros nos pasa lo mismo. Con la presión de escribir cotidianamente, un buen día nos hartamos y nos dan ganas de clausurar el blog, de tirar la toalla. Por eso llamo a este mal, el “mal de la toalla”.

Entonces colgamos un post en el que anunciamos nuestra despedida de la red, y luego los lectores, muchos o pocos, según el caso, se asustan, y nos ponen unos comentarios que nos alientan a seguir. Y seguimos. Y así superamos muchas etapas de aridez.

Yo lo sufrí en carne propia, pero lo superé gracias a las arengas de algunos lectores. J. también contrajo este mal y quiso enterrar su Canódromo, pero se soprepuso merced a un gol de penalti en el Trofeo Santiago Bernabéu. Ayer fue Ander el que cayó víctima del mal de la toalla, pero José Mari Yurrebaso salió al quite y, de momento, podremos seguir disfrutando de A topa Tolondro.

Todos los días hay un bloguero en apuros que necesita tu ayuda. Como hemos visto en estos ejemplos, el “mal de la toalla” tiene cura: un buen alegato de un lector (hale, gato, ¿os suena?) o una anécdota con sustancia. De los dos, yo me quedo con éste último remedio.

Una buena anécdota es lo que necesita un bloguero en crisis para salir a flote. Es como un crédito de banco que te permite coger carrerilla y tirar p’alante. Así que lectores, haced acopio de buenas anécdotas, guardadlas en un saquito, y cuando veáis a un bloguero en crisis, administrádselas, una cada 24 horas, para que pueda sacar adelante su bitácora.

Be Sociable, Share!

votar

Etiquetas: , , ,

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Sólo dije que de vez en cuando entran tentaciones de dejarlo. En este momento no se me pasa por la cabeza la idea de dejarlo. Pero los lectores no me dejan que deje la sensación de que quiero dejarlo. Qué bien.

  • titajú

    La toalla siempre es útil, ayuda a limpiar malos días y seca lágrimas.
    En cuanto a los alegatos, yo soy más bien tirando a “aligator”, un mal bicho.
    A todos los blogueros en crisis, ánimo. Yo todavía no lo he pasado, pero sólo llevo año y medio en esto.

  • Pingback: Twitter Trackbacks for El bloguero y el mal de la toalla [allendegui.com] on Topsy.com()

  • bettyboop

    El mal de la toalla tiene el antídoto perfecto: el mono de que la gente te lea…
    muaks!!
    bettyboop

  • J.

    Estoy atoallado

  • Pingback: uberVU - social comments()

  • Yo escribo tan mal que lo vivo a la inversa: escriben para que tire la toalla…