Entrevista a un corrupto

(Foto de Watchsmart)

Llevaba meses intentando entrevistar a un corrupto y por fin lo logré. Tuve que darle un pequeño soborno, algo simbólico, una pluma MontBlanc, pero finalmente accedió al interrogatorio:

– ¿Por qué es usted un corrupto?

– Siempre quise ganarme la vida con un oficio decente, pero no encontré ninguno que me gustara y estuviera bien pagado. Así que decidí que la corrupción era el trabajo ideal. Pero oiga, que yo soy un corrupto con principios.

– ¿Con principios? ¿Y cómo es posible?

– Sí, empiezo a robar y no termino nunca.

– Ah, ahora entiendo. ¿Y cuál es el tipo de corrupción que más le gusta, o para el que está más ducho?

– Hombre, me gustan mucho la malversación de fondos públicos y la infidelidad en la custodia de documentos, aunque también hago mis pinitos con el tráfico de influencias… y el cohecho también lo he hecho.

– Y cuando va a solicitar un trabajo, ¿qué es lo que más se valora de todo eso?

– Depende del trabajo. Hay sitios en los que se piden varios años de experiencia en tráfico de influencias, entonces yo disimulo porque no soy un diletante en ese campo. Entonces engaño al empleador, y si no cuela, pues lo soborno. La cosa es tener recursos.

– ¿Qué le recomendaría a los niños que de mayor quieren ser corruptos como usted?

– Pues que si eso es realmente lo que quieren, que se preparen a conciencia, que luchen, que trabajen duro, que se aprendan bien los delitos y que sobre todo practiquen mucho, que esta es una profesión necesita profesionales bien formados y es muy ingrata.

– ¿Por qué ingrata?

– Pues mire, no tiene más que leer los periódicos. Los corruptos somos unos de los profesionales más denostados por los medios de comunicación. Simplemente queremos reivindicar nuestro oficio. La sociedad necesita corruptos.

– Usted lo dice. ¿Un corrupto nace o se hace?

– Yo creo que se hace. Los genes ayudan también. Yo soy tercera generación de corrupto, y con el paso de los años ha ido mejorando la pericia y la destreza para las corruptelas. Mi padre me enseñó todo lo esencial y yo he ido aprendiendo por mi cuenta.

– ¿Cómo le gustaría que le recordaran?

– Por mis fraudes inmobiliarios. Estoy muy orgulloso de ellos.

– Muchas gracias por contestar a nuestras preguntas.

– De nada. ¿Esto lo publicarás en portada, no? (saca un billete de 50 euros) Quizás esto te ayude a jerarquizar.

Be Sociable, Share!

votar

Etiquetas: ,

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Letrasenredadas.com » Blog Archive » Entrevista con un corrupto

  • bettyboop

    Es divertidísima la entrevista. Pero es es dramática la realidad. En España unos corruptos (con sentencias condenatorias a sus espaldas) están en la política dando lecciones y a otros se les paga cantidades astronómicas por hacerles entrevistas en programas del corazón.
    Pero el problema de fondo ( y grave) es: realmente la gente entiende que cometer delitos es algo malo?

  • Nelly

    Que buenisima entrevista, Allendegui, lo disfrute muchisimo!!!

  • admin

    Me alegro de que os hayáis divertido leyéndola. Mientras no aprendáis las mañas del entrevistado, todo está bien.

  • http://congoyyo.blogspot.com Aldabra

    muy muy muy bueno.
    bicos,